domingo, 25 de enero de 2009

No puedo más

Carajo, ¿y ahora qué hago? ¿decírselo a mis padre? No, estás loca, eso no. Ya vuelvo. ¿A dónde voy? Un rato a la calle, quiero caminar. No, quiero ir solo, déjame solo.
Dios, y ahora qué hago.
¡Taxi! Buenas noches, a Larcomar por favor. Seis soles. Okey, vamos. Carajo, tengo miedo. Señor, suba el volumen, me agrada esa canción, gracias. Ayer era un niño, que chévere, jugar con mis carros, mis soldados, chapadas, pichangas pisteras… hey, bajo acá. Cóbrese.
Dónde era, ya recuerdo, a correr, a terminar con esto. Sí, acá es, este es el lugar. Qué hermosa vista, qué inmenso el mar, y qué dura caída será. Es hora de llamar. ¿Aló? Lo… lo… lo siento. ¿Dónde estás? En lugar alto. Perdón. No puedo más. VOY A TERMINAR CON TODOOO. ¿Aló? ¡Contesta! ¿Qué haces? No, no… no nos dejes solos.

Amor, ¿supiste lo que pasó con Valentino? Se suicidó. El temor lo atrapó. Felizmente que a nosotros nos salió todo bien. Descansa, cobarde, pero amigo.

2 comentarios:

Red dijo...

Colo este textos esta muy bueno me ha gustado bastante

MiLaGrEx :D dijo...

me atrapo!! sin duda sta bueno, me ha gustado me ha enkntado..io te pongo 5 angelitos jaa